sábado, 2 de enero de 2010

Masaje Prostatico


El punto G masculino (glándula de la próstata) es el centro nervioso emocional de la vida y de la sexualidad de un hombre. Es su centro de sensaciones no sólo para sus deseos sexuales, sino también para sus decepciones, odios, hostilidades, tensiones, y sensaciones de insuficiencia.

Las emociones negativas almacenadas en el punto G masculino, son una fuente importante de problemas en la glándula prostática.

La sensación que alcanza el masaje prostático está íntimamente ligada a la zona del perineo, entre los testículos y el ano. Se trata de una zona muy sensible que reacciona frente a diversos estímulos táctiles y orales.

La estimulación prostática es altamente erotizante y saludable. Tiene la particularidad de lograr por si misma orgasmos sin necesidad de excitación genital.

La flexibilidad y la pulsación normal que una glándula prostática sana necesita también pueden restringirse por la tirantez de los músculos y de los tejidos finos circundantes. Cuando estos músculos y tejidos finos se aprietan, la próstata no se expande conforme el hombre va respirando y, por tanto, no consigue la cantidad necesaria de sangre y oxígeno que necesita para seguir estando sana. Esto hace a la próstata un blanco sensible para infecciones, hipertrofias o cáncer.

El masaje masculino del punto G, puede aumentar flujo de sangre, ablandar y contraer la glándula de la próstata, y relajar los músculos circundantes. Esta técnica ha sido una práctica de constante en el Tantra durante miles de años.

El masaje prostático es un procedimiento terapéutico para las prostatitis crónicas y las hiperplasias benignas de próstata, también es muy útil para cuidar la salud de la próstata. Pero no se ha de realizar en prostatitis agudas infecciosas ni en cáncer de próstata.

Una pareja que sea cuidadosa en cuanto a la manipulación de la glándula puede aprender fácilmente realizar un masaje masculino en el punto G.

El hombre que reciba este tipo de masaje debe vaciar su vejiga e intestinos antes de comenzar con el masaje dado que las sensaciones iniciales son similares a las de evacuación.

Quien da el masaje debe lavarse las manos y tener las uñas bien cortas y sin superficies filosas. (Si se lo desea, se puede utilizar un guante estéril del látex.)

Cuando su pareja esta lista, inserte el dedo índice lubricado en su ano hasta que se alcance la glándula prostática, la cual se siente como un bulbo pequeño, redondo de tejido fino y áspero del tamaño de una nuez.

Da masajes suavemente al punto G masculino (glándula de la próstata) a lo largo de sus lados. No dé masajes en el área superior central porque contiene varios nervios sensibles. Aumente gradualmente la presión del dedo. Recién ahí amplia el masaje a los músculos circundantes en ambos lados. Puede necesitar cambiar las manos o ajustar la posición. Estos músculos, que pueden resultar dolorosos y duros al principio, aflojarán su tensión y se ablandarán drasticamente con un masaje continuo.

El masaje del punto G masculino y de los músculos circundantes puede ser incómodo o aún doloroso para el hombre al principio. Él puede gritar o fastidiarse al comienzo.
Eso es muy bueno, porque ayuda a lanzar emociones pegadas. Incluso un solo masaje puede producir la mejora sensible, liberar al punto G masculino y los tejidos finos circundantes, el aumento del flujo de la sangre y de la energía a la glándula de la próstata, y lanzar la energía que se ha atrapado en esta área sensible. Este movimiento físico permite mayor cantidad sangre y oxígeno al área, siendo muy curativo el hecho de lograr ablandar de la próstata.

El masaje masculino del punto G se puede también utilizar para realzar el acto sexual. El masaje es más agradable para el hombre cuando se lo excita sexualmente, produciendo una eyaculación de tipo emocional si se lo realiza durante el mismo acto.

La actividad sexual regular es buena para el punto G masculino ya que el flujo de sangre y de energía, así como las pulsaciones de la próstata durante la eyaculación, ayudan a la glándula a mantener su fuerza y flexibilidad muscular y también actúan para limpiar el órgano. La eyaculación regular también ayuda a lanzar las obstrucciones emocionales que causan el endurecimiento de la glándula de la próstata y el ajuste de los tejidos finos circundantes.

Para la mayoría de los hombres, el masaje aumentará la circulación de la sangre y energía a la infección prostática, de tal modo que puede tornarse preventivo en cuanto al agrandamiento prostático o al cáncer mismo.

También elimina las emociones pegadas, que son una fuente importante de los problemas de la glándula de la próstata. Debido a sus numerosas ventajas, esta práctica antigua del Tantrismo puede ser uno de los regalos más grandes de una pareja a la salud y al bienestar de su hombre.

Como comente anteriormente se deben extremar los cuidados al realizar el masaje prostático interno. Es una zona muy sensible y puede resultar dolorosa al comienzo.

El masaje prostático forma parte de la sesión de Tantradanza. Para mayor información envíame un mail a tantradanza@gmail.com para acudir a la sesión solo o con tu pareja.

2 comentarios:

Común dijo...

Hola!!!

De todos los artículos este lo considero muy bien tratado, estuve en el concurso y vine a ver de qué se trataba, y me han impresionado que tratamiento tan claro y entendible.....estoy en bloggeros por el mundo.
Un abrazo de oso.

Anónimo dijo...

Se puede realizar s una persona que tiene una hemorroide leve?